Último momento

 

Leer en

¿Sabés qué tienen las patitas de pollo?

Los alimentos vienen con letra chica y nosotros nos ponemos los anteojos para saber qué es eso que entra en nuestro cuerpo cuando abrimos la boca. 

Los alimentos vienen con letra chica y nosotros nos ponemos los anteojos para saber qué es eso que entra en nuestro cuerpo cuando abrimos la boca.
  • Sabor que esconde algunos secretos
 

Rolly Villani 

La culpa no es del pollo 

En su libro Malcomidos, Soledad Barruti demuestra lo poco saludable y sostenible de la producción industrial del pollo. Las patitas se elaboran con la peor parte de esos pollos de por sí desaconsejables. Esto es solo el principio. 

 

Casi pollo 

Un estudio publicado en el American Journal of Medicine revela que menos de la mitad del producto es tejido muscular. El resto es una mezcla de grasa, venas y nervios. El análisis encontró también células que recubren la piel y los órganos internos del ave. 

Trágate tu sodio  

Tienen también un contenido de sodio muy elevado. Por porción (otra vez, una y media), contiene entre 600 y 800 miligramos de sodio. La OMS recomienda de 2.000 a 2.300 por día, con lo cual, una pata y media representan un 30% o un 40% de la ingesta diaria recomendada. 

Asco certificado 

El cocinero británico Jamie Oliver preparó nuggets frente a un grupo de alumnos de primaria en su programa Revolution Food. Para eso, utilizó solo la carcasa y las vísceras del pollo. Los chicos certificaron que tenían el mismo sabor. El video de dos minutos está en YouTube. 

Los alimentos vienen con letra chica y nosotros nos ponemos los anteojos para saber qué es eso que entra en nuestro cuerpo cuando abrimos la boca.
  • Los procesos de producción de carne de pollo habitualmente distan mucho de ser los ideales
 

Danger I 

Si únicamente se tratara de una horrible pasta de pollo de mala calidad o, incluso, de las partes no comestibles de esas aves, sería solo grave. Pero es peor: el procesamiento mecánico de esas partes, que muchas organizaciones denuncian por maltrato animal, es profundamente antihigiénico. Y siguiendo la ley de ocultar un error con un error mayor, les agregan amoníaco común para desinfectarla. 

Eres muy dulce 

Casi todas las patitas y los medallones aseguran en la etiqueta tener "dextrosa". Es lo mismo que la glucosa, pero a los fabricantes les gusta más esa palabra para que los consumidores no lo asociemos con el azúcar. Y, sobre todo, no nos preguntemos para qué le pondrían azúcar. 

Eres muy grasa 

Cada porción tiene 10 gramos o más de grasa saturada, que ya es elevado. ¡Pero la porción es una patita y media! ¿Quién come solo una? 

Danger II 

Las etiquetas reconocen tener "estabilizantes, espesantes y saborizantes", pero no especifican cuáles. Sin embargo, la enorme mayoría de las marcas reconocen la presencia de carboximetil celulosa, un espesante cuyo efecto sobre los seres humanos no se estudió aún. 

HACELAS VOS MISMO 

Las tradicionales croquetas  

Si te sobró pollo, cortalo en pedacitos. Si no, trozá medio kilo (puede ser pechuga o pata-muslo fileteado). Una vez trozado, saltealo con una cebolla grande picada y, cuando esté todo blandito, mezclalo con salsa bechamel espesa. Juntá con una cuchara una buena porción y pasala por pan rallado. Dale la forma que quieras, y al horno -o a la sartén- hasta que estén doraditas. 

 


Notas relacionadas