Último momento

 

Leer en

Editors Market, diseño y curaduría

Con reminiscencias de grandes tiendas como Harrods, Gabriel Brener, Factótum de Cher y AY Not Dead, presenta Editor Market, una mixtura entre las grandes marcas y el diseño de autor. 

  • Un espacio pensado para reunir lo mejor del diseño

Por Cecilia Di Genaro 

 

Una coqueta oficina del barrio de Palermo es la base de operaciones de Editor Market, Cher y AY Not Dead, el emporio que ha construido Gabriel Brener a lo largo de los últimos 15 años junto a su mujer María Cherñajovsky. Primero diseñador de indumentaria de la UBA y luego licenciado en administración, su carrera en el universo textil estuvo clara desde el comienzo. Ya a principios de los 90 sus compañeros de rugby no podían creer que quisiese dedicarse a la moda, un universo –en aquel momento– donde el monopolio pertenecía al género femenino. Las palabras de su entrenador retumbaban en su cabeza: “El que hace se equivoca. Lo importante es equivocarse rápido, así tenés más tiempo para ganar”. Desde ese momento, Brener supo que lo importante era animarse. Su última gran apuesta es Editor Market, que cuenta con una sede en el downtown porteño, otra en Palermo y otra en Nordelta, y en la que propone una nueva forma de consumir moda. “Leí que había una amplitud muy grande entre lo que era el lugar del diseño en canales digitales y barrios y lo que era el emplazamiento físico, que son los shoppings con marcas ya legitimadas. El desafío fue concentrar la experiencia de llegar al diseñador, encontrar lo nuevo, y que eso no implicara un trabajo para Sherlock Holmes. Entonces surgió la idea de fusionar el concept store y la tienda departamental”, explica. 

Pero el plan trascendía la proyección de un buen negocio. La curaduría, la arquitectura y los criterios estéticos juegan un papel fundamental en este proyecto que, según explica Brener, es revolucionario porque derrumba esa concepción de que la moda y el buen gusto son cuestiones reservadas para cierta elite. “Lo que trata de reflejar Editor es que el diseño no significa lujo, ni exclusividad. Vemos el diseño como algo inclusivo, aunque atravesado por parámetros estéticos precisos que tienen que ver con nuestro modo de hacer moda, con nuestra identidad. Tenemos un público muy aggiornado en términos de decodificación del diseño, pero no existía un lugar aggiornado en lo que respecta al consumo. Todavía no sabemos consumir diseño como una experiencia cotidiana. Si yo agarro cualquier persona de las que visitan Editor y las mudo por un rato a cualquier parte del hemisferio norte, no importa si a Barcelona, París o Los Ángeles, estas mismas personas van a empezar a consumir distinto. Porque lo que propone ese mercado es diferente. Hay algo de ese hábito que todavía nos falta. Sabemos decodificar, entender, pero todavía nos falta experimentarlo. Y esa es una transformación paradigmática y cultural de la que quiero ser parte”. 

El 2015 no parecía un año ideal para embarcarse en un proyecto ambicioso y que demandara tanta inversión como Editor. “Es difícil encontrar el timing en el cual el país te invita a hacer apuestas”, explica Brener. “La Argentina no tiene la particularidad de ser estable, ni seductora respecto de los riesgos. Si hubiese sabido que el 2016 iba a ser como fue, probablemente hubiese repensado mis estrategias. De todos modos, mi hipótesis era que el 2016 iba a ser un año de ajuste más o menos agresivo. Tampoco me imaginé que iba a ganar Trump, ni evalué qué consecuencias económicas iba a tener eso en el país. Pero ninguna de mis empresas está pensada en el corto plazo. Sé que van a atravesar cambios de gobierno, de moneda, y de política económica e ideológica. El mejor momento es cuando se dan las condiciones para que te animes a ir por lo que querés”. 

La clave de Editor parece ser la mixtura. “Estamos viviendo un momento de cambio de paradigma de la percepción del diseño, y en este espacio, conviven marcas comerciales con el talento argentino de autor. Cuando nuestros visitantes observan esa convivencia, comprueban que es solo cuestión de jugar y explorar en ellos mismos”, resume 


Notas relacionadas