Último momento

 

Leer en

Buenos Aires de puertas abiertas

Open House Buenos Aires: conocé la ciudad desde adentro ¿Nunca sentiste curiosidad por conocer la casa de otro? 

Open House Buenos Aires: conocé la ciudad desde adentro ¿Nunca sentiste curiosidad por conocer la casa de otro?
  • Frente del Banco de Londres, actual edificio del Banco Hipotecario
 

Por Ariana Atala | Especial para ConexiónBrando

Durante el fin de semana del 25 y 26 de Octubre vuelve Open House Buenos Aires, la iniciativa del grupo Cohabitar Urbano que invita a entrar a espacios domésticos imposibles de conocer de otro modo y a visitar el patrimonio arquitectónico de la ciudad. 

El arquitecto Ignacio Queraltó, uno de los organizadores del evento, cuenta con orgullo que este año se sumaron al listado de edificios seleccionados el Banco de Londres de Clorindo Testa y el edificio os Eucaliptus, dos joyas del patrimonio moderno. 

Aunque las obras más célebres llamen la atención, Ricardo Pomphile (otro de los arquitectos de la organización) nos recuerda que el objetivo de la jornada es valorar toda la arquitectura de la ciudad, no sólo la icónica. Por eso es también una buena ocasión para conocer viviendas familiares contemporáneas. 

Más que fomentar el papel de voyeur del espacio privado ajeno, la propuesta es habitar el espacio urbano sin las barreras diarias para potenciar el conocimiento colectivo de la gente sobre su ciudad. "Nos interesa que durante un fin de semana la ciudad se haga permeable, porosa" sostiene Queraltó, "que la manzana que a veces parece tener un carácter tan apático, se vuelva un lugar de reunión para todos los habitantes".Georgina Gabrielli, arquitecta miembro del colectivo Cohabitar Urbano, agrega que durante este fin de semana se recorren espacios privados con tanta naturalidad que finalmente lo público y lo privado se terminan mezclando de un modo casi orgánico. 

Open House Buenos Aires: conocé la ciudad desde adentro ¿Nunca sentiste curiosidad por conocer la casa de otro?
  • Edificio Somisa
 

Para poder participar sólo hay que registrarse en el sitio de Open House Buenos Aires y seleccionar los edificios a visitar. En la web se puede filtrar por barrios, tipo de construcción y cupos disponibles. 

Más de 400 voluntarios capacitados por Cohabitar Urbano estarán desplegados por todos los puntos de visita, listos para guiar el recorrido de los visitantes. 

El catálogo de obras es tan grande que es fácil sentirse perdido. Por eso armamos esta pequeña guía para indecisos:  

Todos los organizadores consultados coincidieron en la riqueza de visitar el Edificio Somisa, diseñado originalmente para la Sociedad Siderúrgica y por eso erigido totalmente en acero (el primero en Argentina). 

Ignacio rescató los ateliers para artistas de los Arqs. Bonet, Vera Barros y Abel Lopez (Grupo Austral) y el edificio Abasto Ancho: los departamentos son todos diferentes "y con espacialidades increíbles". 

Open House Buenos Aires: conocé la ciudad desde adentro ¿Nunca sentiste curiosidad por conocer la casa de otro?
  • Galería Güemes
 

Para apreciar Buenos Aires desde la altura Georgina recomienda el Mirador de la Galería Güemes y el Edificio República desde donde se puede llegar a ver la costa de Uruguay. Pero para una recorrida al ras del suelo sugiere los pasajes Arribeños, Olleros y Togneri, que "muestran otra forma de habitar la ciudad". 

Otra de las estrellas en ese sentido es el Barrio Parque Los Andes, un conjunto de viviendas ejemplar con una inédita relación entre el patio interno del complejo y la vía pública. 

Algunos de los edificios son accesibles el resto del año: El Palacio Barolo y la Galería Güemes tienen visitas guiadas regulares, la Biblioteca Nacional y el banco Hipotecario Nacional (ambas de Clorindo Testa) son de acceso público y hasta en la planta baja del Edificio República hay una cafetería donde se puede comenzar a intuir su espíritu. La recorrida de Open House propone mostrar rincones escondidos de estos lugares y enriquecer el paseo con explicaciones didácticas. Pero si los cupos ya cerraron o la agenda propia está muy apretada, lo interesante será aprender a cambiar la mirada para lograr que los edificios nos transmitan un mensaje. 

Relacionar los espacios privados con los públicos, pensar la manzana como un lugar de encuentro y conocer cómo habitamos los espacios no tiene por qué durar sólo un fin de semana. Volver a pensar la ciudad es volver a pensar la forma en que vivimos. 


Notas relacionadas