Último momento

 

Leer en

Viralización: Enrique y María Teresa

Por Gabriel Orqueda

"Hola, Enrique, habla María Teresa. Son las ocho y veinte. Llamame por favor". Piiiip. "Hola, Enrique... estuve esperando tu llamado a las doce, como me dijiste... no podés cumplir siquiera eso, ¿no es cierto?". Piiiip. "¡Dale! Atendé el teléfono, si yo sé que estás ahí. ¡ENRIQUE!". Así va el in crescendo de furia de una mujer que solo consigue dar con el contestador de su pareja. El audio, inicialmente anónimo, tuvo un recorrido menos inmediato al común de los virales en internet. Pero cuando el director Javier "El Niño" Rodríguez decidió darle imagen en el corto Ni una sola palabra de amor, se popularizó una historia de amor en crisis que generó parodias, palos al DT Carlos Bianchi y, sobre todo, un shock de autorreconocimiento que dejó mucho para pensar. 



 

El audio fue desempolvado alrededor de 2002, cuando un tal Santiago Barrios compró un contestador en el Mercado de las Pulgas porteño y encontró la cinta. Tiempo después, se la regaló a su amigo audiófilo Mariano Germán Flores, quien se encargó de digitalizar y subir una versión editada a la plataforma de audios Goear en 2009, en los días previos al auge de SoundCloud. El link fue inicialmente compartido por el diseñador gráfico Matías Kirschbaum y allí comenzó su acotado recorrido viral hasta llegar, por ejemplo, a ser sampleado en los sets de DJ Traviesa, residente de las ahora discontinuadas fiestas Dengue. 

Pero cuando El Niño Rodríguez se encontró con el audio en internet y escuchó los reclamos de María Teresa a Enrique -con las misteriosas alusiones a una venta de lotes de Fraga, a Gustavo, a Coco, a Moreira-, entendío que allí había una historia, ya contada, que podía ser ilustrada. Con la actriz Andrea Carballo como única protagonista, personificada como una diva de teléfono blanco, la María Teresa de ficción hace la mímica a cámara de frases melodramáticas. El hit: "Venís con una propuesta para volver y me pedís un toallón y una toalla. ¿No es una ambivalencia? ¿Qué quiere decir eso?".  

El rodaje tuvo lugar el 11 de marzo de 2011 y comenzó a presentarse en festivales en septiembre de ese año, entre los cuales fue premiado en España, Italia, Bélgica, Alemania, México, Brasil y Colombia. El 1 de agosto de 2013, Ni una sola palabra de amor finalmente llegó a la web. 

Que la verdadera María Teresa recién se haya dado cuenta de la existencia del audio cuando vio en un noticiero el corto con su catarata de mensajes a Enrique, habla del poder magnificador que todavía reside en la televisión. 

Hoy sabemos que a los setenta, los González todavía están juntos, felices y peleando, según contaron ellos cuando todos los medios viajaron a Mar del Plata a presentarlos en sociedad. Sin entrar en demasiados detalles, aclararon que las discusiones vienen de una semana difícil a finales de los noventa, un fragmento mínimo de una historia de treinta años de pareja. Fue cuando por problemas financieros -y de comunicación, obviamente- María echó a Enrique de la casa, esperando que él despertara y pusiera su parte para encontrar una solución. Los llamados fueron hechos a la casa del hermano de él, que en algún momento se deshizo del contestador y. el resto es historia. 



 

Del millón y medio de personas que vieron el corto, uno fue un fan de Boca, que se inspiró para la parodia Ni una sola jugada de gol. "Hola, Carlos, habla María Teresa. Ataquemos, por favor. Van quince minutos...", dice una nueva voz en un llamado al contestador del director técnico. Para muchos, en cambio, la historia generó cierta identificación. "¿Cuánto de María Teresa y Enrique hay en tu relación?", "¿por qué las parejas como las de María Teresa y Enrique prosperan?", y otros debates se abrieron en los medios sobre las dinámicas pursuer-distance.  

Llama la atención la vigencia y la resignificación de parte de la diatriba de María Teresa, que define el dilema posmoderno de la búsqueda de comunicación, mediante la alienación en la tecnología, cuando dice exasperada: "Lamentablemente, siempre hablo con un aparato... como cuando hablo con vos. hablo sola".  

Junto con el boom local de los videos sexuales filtrados, el caso alecciona sobre las consecuencias de dejar la vida privada registrada. Todavía hay mucha gente con edad suficiente para tropezarse con recuerdos analógicos perdidos, que quizás en este momento estén viajando como mensajes dentro de una botella a la espera de ser destapada. ¿Cuántos habremos tirado al mar? 

Otros virales del 2013

Harlerm Shake
El primer gran meme del año del que todos quisieron participar hasta que llegó a las oficinas y se volvió jefe-friendly.




Dove - Belleza real
Un dibujante hace dos identikits de una mujer sin verla: uno basado en una autodefinición y otro en la mirada ajena. La conclusión es que hay que quererse más.




Un baile para mi jefe
Presionada por un jefe preocupado más por la cantidad de producción que la calidad, una empleada de una compañía de videos virales renuncia con uno propio.




Jimmy Kimmel - Twerk Fail
El comediante generó videos virales todo el año. Una vez que lograron la atención mediática, reveló que habían sido creados por la producción de su programa en ABC.




The Fox - Yelvis
Como promoción de la nueva temporada de su programa de TV, el grupo de comedia noruego hizo una crítica a las fórmulas del dance actual con un hit lleno de clichés y humor absurdo.


Notas relacionadas

    Quienes leyeron esta nota, también leyeron:

    Contacto | Suscribirse | Atención a suscriptores | RSS | SiteIndex