Último momento

 

Leer en

Bitcoin: El blanqueo electrónico está entre nosotros

Argentina tiene una nueva ley de blanqueo, pero en Internet ya existía la posibilidad de esa maniobra. 

Argentina tiene una nueva ley de blanqueo, pero en Internet ya existía la posibilidad de esa maniobra.
Por Leandro Africano
@leoafri


En estos días en que algunos argentinos deciden si vuelcan sus divisas guardadas en el colchón o en un banco del exterior al sistema local a través de la propuesta de blanqueo del Gobierno nacional, es válido refrescar que esta posibilidad ya existía en internet si un ahorrista decidía comprar bitcoins , la moneda electrónica que se está imponiendo en todo el mundo. 

El proyecto nació en 2009, en pleno momento de la crisis financiera europea y norteamericana, como alternativa ingeniosa a las divisas convencionales. De su creador apenas se sabe su seudónimo, bitcoins , y su intención de crear una moneda "libre del control de los bancos centrales". 

Esta moneda electrónica tiene una emisión que escapa al control de los estados soberanos y que promete funcionar como la moneda del mercado blue internacional. Entre sus atributos están que no impone ningún costo de transferencia y tampoco está bajo el control de los Bancos Centrales o comerciales del mundo. Si se considera que se han emitido cerca de 11 millones de bitcoins , y que su valor de mercado es de aproximadamente 120 dólares por unidad, se puede hablar de un valor de mercado que supera los 1300 millones de dólares. 

En realidad, las bitcoins no existen físicamente, y un dinero que no existe no se puede robar porque cada bitcoin es un código encriptado cuyos movimientos se registran públicamente. Cada usuario tiene dos códigos, uno público para recibir dinero y otro privado -y encriptado- que se emplea para los pagos. 

La otra minería

Como dijimos, cada bitcoin es un código encriptado, cuyos movimientos se registran públicamente. En ese sentido, se llama "minería de bitcoins" al proceso mediante el cual los usuarios, poniendo a disposición recursos de una PC en beneficio de la comunidad, pueden obtener dinero digital desde su propia computadora. La plataforma incentiva con ganancias a aquellos usuarios que ayudan a legitimizar las transacciones. En el lenguaje de internet, a esta operación se le llama "generar un bloque".  

El primer paso para comenzar a minar es instalar en la computadora el denominado cliente bitcoin , un programa que puede descargarse en internet. Cada cierto tiempo, la red de la divisa virtual distribuye automáticamente un nuevo lote de bitcoins , y aquellos usuarios que estén ejecutando el software pueden alcanzar la recompensa. 

Argentina tiene una nueva ley de blanqueo, pero en Internet ya existía la posibilidad de esa maniobra.
Como esta moneda opera en el mercado de divisas, se puede comprar y vender libremente generando la posibilidad de utilizar el dinero que no está blanqueado en el sistema tradicional. "El bitcoin no debe ser visto como un medio de ahorro porque es una inversión altamente especulativa: comenzó el año cotizando a 20 dólares, luego llegó a 260 y se estabilizó en torno a los 120", explica Miguel Boggiano, profesor del Master en Finanzas de la Universidad de San Andrés. 

En términos de volumen institucional, todavía son muy bajos los montos transados diariamente. Meses atrás, la actividad tuvo un pico de unos 50 millones de dólares diarios y actualmente se ha estacionado cerca de los 2 millones de dólares por día. "El bitcoin puede constituir un atractivo institucional para quien apueste a esta moneda para un plazo intermedio. Sin embargo, en caso de querer salir de una posición, el proceso sería lento", apunta Boggiano. 

Para Christian Hejeij, director de Inversiones de GPS Fondos SGFCI SA, "el ejemplo más cercano para los argentinos es el Club del Trueque, que empezó como canje durante la crisis de 2001 y luego pasó a emitir créditos. A principios de 2002, terminó con una hiperinflación de esos créditos en la que nadie los aceptaba y quienes se los quedaron los utilizaron para empapelar su casa. En definitiva, esto funciona mientas se crea que funciona y la velocidad de la caída será proporcional a la de ascenso". 

Desde la visión de Boggiano, los países escandinavos han tenido una alta proporción de interés en bitcoins con relación a su población. "Mientras que en Estados Unidos evalúan cómo regular la moneda, en Finlandia creen que la gente puede invertir en la moneda que considere que le es más conveniente", sostiene. En Argentina, la cantidad de comercios que aceptan bitcoins puede contarse con los dedos de una mano, pero la agencia Bloomberg estimó que las operaciones locales de esa moneda equivalen a menos del 0,1% de los casi US$ 1000 millones de las transacciones cambiarias semanales del país. 


Notas relacionadas

    Quienes leyeron esta nota, también leyeron: