Último momento

 

Leer en

Crowdfunding: Cómo hacer una vaquita para las ONG

Idea.me, la plataforma argentina de financiamiento colectivo, ahora también puede ser utilizada para proyectos solidarios. Las cifras de un fenómeno que crece. 

Por Sebastián Zírpolo
@Se_Bass


El financiamiento colectivo llega a los proyectos sociales. Después de dos años de actividad, la plataforma de crowdfounding Idea.me, fundada por el ex Three Melons Mariano Suárez Battan, amplió las posibilidades de búsqueda de financiamiento para que los emprendedores sociales y las ONG también fondeen sus proyectos con la ayuda de la comunidad virtual, al igual que lo hacen los emprendedores creativos. 

Hasta ahora, Idea.me proponía solamente un modelo de "Todo o Nada", mediante el cual un proyecto, para ser exitoso, debe conseguir el ciento por ciento del dinero solicitado. De lo contrario, el dinero recaudado vuelve a los inversores. Con este modelo, igual al de la empresa de crowdfounding más grande del mundo, Kickstarter, Idea.me recaudó en dos años un millón de dólares en financiación de proyectos, con el aporte de 15 mil inversores (en Idea.me los llaman colaboradores) que aportan un promedio de 80 dólares. En total, 180 proyectos fueron exitosos y la mayoría de ellos fueron para inyectar dinero a la industria creativa, como películas de cine, publicaciones de libros y la fabricación de productos "de diseño" a baja escala. 

Ahora, Idea.me incorporó el modelo "Todo Suma", que permite a los emprendedores cobrar los fondos sin que hayan alcanzado la totalidad de su objetivo económico. El objetivo es que los proyectos sociales busquen dinero en la comunidad de inversores virtuales sin que se trunque su misión por no alcanzar el piso que imponía hasta ahora la plataforma. 

Algunos ejemplos sociales ya activos bajo esta modalidad en Idea.me son: Proyecto Paz (una ONG situada en Miami que ayuda a niños en situación de pobreza a insertarse en el mundo a través del deporte), Subasta Oro Verde (mejora de la calidad de vida de los mineros artesanales y la protección de la biodiversidad del Chocó -Colombia- a través de la comercialización de oro y platino ecológico) y Proyecto B (de Chile, trabaja en la reinserción socio-laboral de jóvenes con antecedentes penales). 

De la Argentina, tuvo mucho éxito el proyecto Taller de Cine La Griffa, un taller de animación para chicos rodante y gratuito que viaja por la Argentina. Es de la ONG Fundación Ruta 40. "Este modelo puede ser muy útil para las ONG que buscan fondos para alguno de sus proyectos, que en caso de no alcanzar la totalidad del dinero que necesite, igual pueden ser cumplidos parcialmente", dice Pía Giudice, responsable de comunicación de Idea.me. De hecho, el sitio le pide a los proyectos que eligen la modalidad "Todo Suma" que aclaren qué harían con el dinero en caso de cumplir metas menores. Así, el inversor sabrá que su dinero sirvió. 

La tendencia a financiar proyectos sociales es mundial, y obedece a que el concepto de financiamiento colectivo y la confianza en este tipo de sitios ya están instalados. Según el estudio de Crowdfunding.org (de 2011) existen unas 452 plataformas de este tipo a escala mundial. Entre 2009 y 2011, consiguieron recaudar 1.500 millones de dólares, lo que significa un crecimiento del 62 por ciento, y sirvieron para realizar más de un millón de proyectos. 

Ahora, estas plataformas están buscando aliarse con las grandes empresas, que podrán utilizar sus servicios como espacio de Responsabilidad Social Empresaria. O crear una propia, como hizo el BBVA con BBVA Suma, una plataforma digital de crowdfounding solidario pensada para donaciones instantáneas, ya sea para emergencias internacionales en las que trabajan grandes ONG o para proyectos de entidades solidarias locales que publican sus causas, por un tiempo determinado, marcando el objetivo económico al que esperan llegar. 

Otras, directamente, nacen como plataforma de crowdfounding solidario, como Firstgiving.com, que ofrece una interfase fácil de usar para armar campañas, o Donorschoose.org , una plataforma que busca financiamiento para proyectos educativos. También la española Lanzanos.com abrió espacios para financiamiento social, bajando el porcentaje que cobra a las ONG. 

Para Idea.me, este modelo de recolección parcial sigue el esquema del principal competidor americano de Kickstarter , Indiegogo , que alterna el financiamiento de emprendimientos creativos y de tecnología por otros de origen altruistas, y obedece a la fase de expansión global que está asumiendo Idea.me, que se completa con la designación de un nuevo CEO (el mexicano Luis Ortiz Gross, que comandará la búsqueda de inversores, alianzas y sponsors) y el desembarco en Brasil, que comenzó meses atrás con la fusión con la plataforma Movere. 


Quienes leyeron esta nota, también leyeron:

Contacto | Suscribirse | Atención a suscriptores | RSS | SiteIndex