Último momento

 

Leer en

Argentina, paraíso criminal

De refugio de nazis a tierra de segundas oportunidades. ¿Por qué nuestro país es la fantasía escapista de los malos en la TV y el cine? 

Por Maximiliano Poter

Es el último capítulo de la séptima temporada de Smallville. El villano de turno, Edward Teague, huye de Estados Unidos a bordo de un jet privado y Kara Kent, la sobrina de Clark, lo intercepta con la pregunta que todo guionista debería hacerse: "¿Por qué las personas en problemas van a Sudamérica?".  

En general, el cine y la TV del hemisferio norte parecen una industria de clichés. Y, en el reparto de roles, Italia se quedó con la mafia, Colombia con los narcos, de México salen los jardineros y sirvientes, la alegría es solo brasileña y parece que Argentina es un paraíso criminal. El polo sur de legalidad, ese lugar lo suficientemente lejano, exótico e inhóspito como para dejar huir la fantasía delictiva. 

El primer recuerdo que tengo de una ficción que asocia el crimen con nuestro país es un capítulo de El superagente 86. Maxwell Smart y la 99 investigan el escondite de una poderosa "bomba sónica", pero son secuestrados por agentes de KAOS, quienes les vendan los ojos y las manos y les hacen creer que los transportan hasta Buenos Aires, para despistarlos sobre la ubicación real del artefacto. Se dan cuenta del engaño cuando escapan y descubren que siguen en Washington. "Me habían dado ganas de comer un churrasco", se lamentaba 86. Cuando el fake trip pampeano del superagente salió al aire, en octubre de 1967, Juan Carlos Onganía llevaba casi un año al frente de la dictadura que derrocó a Arturo Illia. 


 

Pero el lugar común del mainstream mediático hacia nuestro país es el de ser refugio de nazis. "Argentina tiene las mejores carnes. y nazis", dicen durante una comilona en el film Mientras dormías (1995). Los seguidores del Führer que no fueran científicos o doctores venían para acá, según Costa-Gavras en Amén (2002). "Les dije a todos que no viniste a mi graduación porque estabas cazando nazis en Argentina", revela Maya Gallo a su padre en un episodio de Just Shoot Me! Sara, uno de los personajes de la serie White Collar, aterriza aquí tras la pista de un tesoro del Eje. ¿Y dónde creen que el "Soup Nazi" de Seinfeld encontró asilo luego de que Elaine destruyera su carrera culinaria al revelar las recetas de sus deliciosas sopas? Incluso un joven Magneto, en X-Men: Primera generación (2011), vino tras un par de jerarcas escondidos en una Villa Gesell ¡con montañas y nieve! (uno de los más grandes epic fails geográficos en la historia de Hollywood). 


 

Ni en los dibujos animados nos salvamos. Los malvados Blue Meanies nos pensaron como guarida luego de ser derrotados por los Beatles en Yellow Submarine (1968). Y en Las chicas superpoderosas hay una estafadora llamada "Madame Argentina". 

Cuando no cobijamos criminales de guerra, esta es patria de sofisticados malandras como Gustav Graves (el "Bond villain" de Otro día para morir, que se crió en nuestro país trabajando en minas de diamantes) o de narcotraficantes como la banda de Los sospechosos de siempre (1995) y Carter Verone (el zar de las drogas en +Rápido +Furioso ). 

Es que acá no hay ley, che. Phoebe Buffay cantó la justa una vez en la cafetería de Friends: "Hay un país llamado Argentina / Es un lugar que nunca vi / Pero me dijeron que por cincuenta pesos / Podés comprar un bazo humano".  


 

Mientras escribo estas líneas, el canal FX estrena un capítulo de Dexter titulado "Argentina", quizás el que mejor nos define como fantasía escapista. El serial killer más simpático de Miami tiene un romance con la ex novia y cómplice de un asesino que dejó un reguero de cadáveres en tres estados. La pareja, en ese entonces, soñaba con fugarse a estas tierras para vivir tranquila "en una granja". 

"Todos quieren una Argentina, un lugar para empezar de cero -dice Dexter Morgan en off, entre imágenes de diversos personajes de esta temporada que sueñan con un borrón y cuenta nueva-. Pero la verdad es que Argentina. es solo Argentina. No importa adónde vayamos, nos llevamos a nosotros mismos y a nuestro daño".  

Edward Teague casi cumple su sueño, pero tuvo la mala leche de cruzarse justo con la sobrina de Superman. Escenas antes de que la furia kryptoniana volara por el aire su éxodo sudamericano, sacó su pasaporte falso y, por un segundo, contempló su fresh start: Alejandro Santos, de La Plata, Argentina. 


Quienes leyeron esta nota, también leyeron:

 
Contacto | Suscribirse | Atención a suscriptores | RSS | SiteIndex