Último momento

 

Leer en

Diego Bossio: El flequillo de un joven sobrio

Está al frente de la Anses y su perfil bajo es la contracara del mediático y derrumbado Boudou. 

Está al frente de la Anses y su perfil bajo es la contracara del mediático y derrumbado Boudou.
Por Diego Vecino
@contrarreforma


Hace tres años, en julio de 2009, entraba en nuestras vidas un pibe que pintaba para crack. Había tenido una carrera subterránea ocupando el cargo clave de Secretario de Gestión Pública en el gobierno de Celso Jaque, en Mendoza, y luego como representante del Estado en el Banco Hipotecario, desde el cual ideó un plancito de créditos hipotecarios que probablemente después nadie pudo sacar, pero que quedaron bien en las semanas previas a las elecciones legislativas que Néstor perdió por poco contra Durán Barba. 

Estamos hablando de Diego Bossio, economista y santo sucesor del caído en desgracia Aimé Boudou en el executive management de ¡la plata de los jubilados! O sea, la Anses, la guita más grande que tiene el Ejecutivo nacional para tirar su magia de inclusión y lanzar sus megalómanos anuncios de pago de deuda, AUH y créditos que tanto nos gustan. 

Bossio se define como "peronista, hincha de Racing", y seguirlo en Twitter es un embole porque, como la mayoría de los funcionarios públicos, intenta mantener una imagen seria e institucional. Pero, en el caso de Bossio, esta imagen es más que una imagen: él es, efectivamente, un tipo muy serio y muy institucional. Sobrio, recto, inteligente, supo registrar apenas indicios de un pasado joven y alocado las pocas veces que se dejó la peluca larga. Pero, en general, el titular de la Anses es un tipo de media americana y gallardo flequillo. Eso sí: sonrisa compasiva, de buen tipo, que comprende las miserias del mundo. 

Digamos que si Boudou es el "payaso neoliberal", en palabras del tweetstar Lucas Carrasco, con su estilo descontracturado y excesivo, Bossio es lo contrario: atildado y de palabras justas, ese que te das cuenta de que sabe, pero que te la explica fácil. Y para continuar esta satisfactoria comparación: Boudou es un tipo de 40 que se hace el de 30 y Bossio es un tipo de 30 con la reposada tranquilidad de uno de 45. O sea, un tecnócrata de buen corazón. Quizás el último vivo, o el único que alguna vez vivió. 

Porque Bossio es un joven realmente prodigio, que cuando asumió al frente de la Anses tenía apenas 29 años. Y esas carreras se hacen con dos cosas: conociendo gente y no desubicándote. También sabiendo tu materia, pero eso en menor medida. 

Está al frente de la Anses y su perfil bajo es la contracara del mediático y derrumbado Boudou.
01 - Casi todas las personas tienen algo que los destaca por sobre el resto. En el caso de el Diego es, por supuesto, ese flequillo tímido pero definido que lo acompañó desde el principio de su carrera en la gestión pública. No sabemos si es a propósito o es natural, pero sí nos imaginamos muchos twitteros K en Roho pidiendo "haceme el fleco de Bossio".

02 - Otro rasgo clave en el titular de la Anses es el look uniceja y la perpetua sombra de la barba, que se debe afeitar infructuosamente día por medio con Prestobarba para que, como a Homero, le vuelva a salir al segundo. 

03 - Algo que querría destacar es que a Bossio me parece que le gustan las corbatas rojas, porque ya le vi varias. Más claritas, más oscuras, con líneas oblicuas o con pintitas. Es un detalle que indica su ascendencia federal y rosista.

04 - Después, Bossio no es un tipo ostentoso. En general, usa trajes buenos, pero no con esas texturas brillosas o afelpadas que ahora están de moda para demostrar poder adquisitivo y elegancia chic. Más bien tiene la onda de un ejecutivo con veinte años de dirección. Eso está bien, porque matiza el ambiente excesivamente juvenil o excesivamente estridente de sus coetáneos en el Gobierno. 

05 - Finalmente, el Diego es un tipo que siempre habla muy bien y maneja muchas cifras, aunque no en el estilo decadentista y monótono de Pino Solanas, sino como un técnico preparado. Sin embargo, no es frío. Tiene como ese timbre justo con el que es capaz de decirte "25 mil millones de pesos" y que parezca una cifra humana. Mi recomendación a Cristina es que lo use más para anunciar medidas bomba.


Mantenete al tanto de las actualizaciones de ConexiónBrando.com a través de Twitter. Seguinos en @ConexionBrando
 


Quienes leyeron esta nota, también leyeron:

Contacto | Suscribirse | Atención a suscriptores | RSS | SiteIndex