Último momento

 

Leer en

10 Películas para ver con una chica y entrar en clima

Los nervios del principio todavía están presentes, pero esta vez lograste invitarla a tu casa con la clásica y eficiente excusa de "vemos una película". Te proponemos algunos títulos para subir un poco la temperatura. Mirá la lista y contanos cuál sumarías a la lista 

 

Por Alejo Kraus

Los Soñadores de Bertolucci

Esta película es la que me dio la idea para esta nota. Se trata del ejemplo perfecto: buena trama, fotografía bohemia-elegante, más tres actores jóvenes, sexys y lindos con muy poca ropa. La historia no muy verosímil transcurre durante el mayo francés.Una pareja de ¿hermanos? elige a un tercero y lo lleva a vivir a su casa, como invitado en su fiesta permanente y muy privada. Además, la bellísima Eva Green despliega sin problemas los atributos que, más tarde, la convirtieron en una inolvidable chica Bond en Casino Royale. 


 

Perdidos en Tokyo (Lost in Translation) de Sofía Coppola

Ok, ésta es una película de chicas, pero, fiel al estilo de la heredera de Coppola, es también una película de ambiente: más que contar una historia, despierta sensaciones y crea una atmósfera que sale de la pantalla para rodear al espectador. Y, en este caso, la atmósfera que genera es exactamente la que vos querés en tu living. La historia es simple y conocida: dos extraños solitarios se encuentran en un hotel de una ciudad muy lejana, donde no entienden nada -ni siquiera lo que sienten. Bill Murray y Scarlett Johanson no podrían ser más perfectos para encarnar estos personajes, que pasan de desconocerse a compartir una profunda intimidad -exactamente lo que vos querés lograr con esa chica que se acomoda en el sillón al lado tuyo, todavía un poco nerviosa, pero tal vez no tanto cuando termine la película. 


 

Grandes esperanzas (Great Expectations) de Alfonso Cuarón

La clásica novela de Dickens aggiornada con bastantes libertades y mucho sex-appeal, gracias a Gwyneth Paltrow y Ethan Hawke. Podría parecer que esta historia de amor épica -de ésas que incluyen muchas aventuras y tardan décadas en concretarse- no tiene nada que ver con lo que buscamos en esta lista. Sin embargo, el director, Alfonso Cuarón, ni lerdo ni perezoso, aprovechó su fotografía impecable, el elenco joven y desinhibido y una banda de sonido genial (que incluye hits de los sensuales británicos de Pulp, entre otros). Así, logra mostrarnos una de las mejores escenas de algo que se parece mucho al sexo y, curiosamente, funciona mucho mejor con el público femenino. 


 

Y tu mamá también de Alfonso Cuarón

He aquí otra de esas películas que no fallan a la hora de seducir a una mujer -y, por las dudas, a un hombre tampoco. Cuenta la historia de dos jóvenes amigos, que hoy son galanes reconocidos en Hollywood y el mundo entero, Gael García Bernal y Diego Luna. Estos dos chicos de apenas 17 años se despiden de su adolescencia en un viaje en auto, como muchos otros, con la diferencia de que los acompaña una mujer muy sexy y 10 años mayor: Maribel Verdú. En el trayecto, ella se da el gusto de acotarse con ambos por separado. No conforme, los seduce, llevándolos a dar un giro en sus vidas y en la trama de película. Allí, en una escena imposible de olvidar, ambos dejan atrás su inocencia y su amistad en un despertar sexual compartido. 


 

Mulholland Drive de David Lynch

Seamos sinceros: casi nadie entiende realmente las películas de David Lynch. En cualquier caso, es prácticamente imposible saber si lo que uno entendió era lo que proponía el director o lo mismo que entendió el de al lado. Así y todo, las confusiones surrealistas de Lynch tienen algo claramente genial y su genialidad es lo único que nos queda claro de sus films. En este caso, los sueños y la realidad se mezclan sin avisar, así como los personajes de Betty/Camila ( Naomi Watts ) y Rita/Diane (Laura Elena Harring), para contar una historia de muerte, traición, duelos y amor -(no necesariamente en ese orden) o algo así. Toda la confusión desaparece cuando vemos una de las mejores escenas de amor lésbico de la historia del cine. En ese momento, el alto grado de erotismo y sugestión que sale de la pantalla resulta casi tangible y muy contagioso tanto para hombres como para mujeres (tal vez incluso más a ellas, según mis fuentes). 


 

Amigos con derechos (No Strings Attached) de Ivan Reitman

Si estás para algo más light, esta comedia nueva con Natalie Portman y Ashton Kutcher puede resultar una buena opción. A veces, una clásica película romántica hollywoodense sin muchas pretensiones sirve para hacer exactamente lo que uno quiere: apagar el cerebro, reírse y disfrutar de un rato de placer sin exigencias. Dos amigos, casualmente jóvenes y lindos, intentan tener una relación puramente física e informal. Para lograrlo, se pasean sin ropa casi toda la película, que contiene algunas buenas escenas eróticas, otras graciosas y ninguna complicada. Esta combinación -ideal cuando recién empezás a salir con una chica- se repite, con algunas variaciones, en otro próximo estreno en Argentina, Amigos con beneficios, protagonizado por la espectacular Mila Kunis y el siempre moderno y divertido Justin Timberlake. Así que, si la comedia liviana es lo tuyo, vas a tener para elegir entre dos películas bastante similares. 


 

Lucía y el sexo de Julio Medem

En 2001, Paz Vega todavía no era reconocida como sex symbol fuera de su España natal. Éste fue su primer papel protagónico en cine, en el que logró deleitarnos con una sobredosis de erotismo, que, en su caso, parece difícil de dosificar. El título promete y tanto el director como la actriz se ocupan de cumplir esa promesa con un creces. Lucía (Paz Vega) rememora los mejores momentos de su enfermizo romance con un escritor (Tristán Ulloa). En el relato, la obsesión de Lucía con su amante atrapa el espectador en una marea de deseo, con una seguidilla de escenas muy subidas de tono que arrollan al público como olas de un mar potente. Sin embargo, gracias a la calidad del director, lo más probable es que, cuando se te caiga la mandíbula al ver el striptease de Paz Vega, tu invitada no pueda decir nada: aunque no lo admita, su temperatura también habrá subido un par de grados con esta película definitivamente hot. 


 

Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen

En esta película del maestro Woody Allen, no hay una o dos chicas lindas sino tres y resulta muy difícil decidir cuál es más linda, porque son muy diferentes. Se trata de uno de esos raros casos en los podríamos decir "hay para todos los gustos": una rubia ( Scarlett Johansson ), una castaña (Rebecca Hall) y una morocha (Penélope Cruz). A pesar de su disparidad, las tres protagonistas están igual de confundidas y caen rendidas por igual ante la seducción del mismo hombre -Javier Bardem, un pintor, exitoso, sensual y bohemio. La película retrata las diferencias entre el amor, el sexo, la obsesión y todas sus combinaciones posibles desde tres puntos de vista femeninos y radicalmente diferentes. Se podría decir que es un film dedicado a las mujeres, pero sólo a las mujeres que estén dispuestas a sumergirse en su mar de lujuria y sensualidad. 


 

El departamento (Wicker Park) de Paul McGuigan

Se trata de una de esas historias de amores obsesivos y enredados -una de las mejores en su especie, por lo menos en los últimos años. Josh Hartnett, un actor que ellas les encanta y nosotros apenas conocemos de vista, se obsesiona con una bailarina que sólo ve de lejos, Diane Kruger, y con justa razón: ella es lindísima, gracil y muy sensual. Se ponen de novios y todo va bien hasta que ella desaparece, de la noche a la mañana. El sigue con su vida hasta que un día se la cruza, en un bar, y comienza a buscarla desesperadamente con la sospecha de que hay alguien más en esta historia. Los tiempos de la historia se mezclan y la confusión que sienten los protagonistas rápidamente se contagia al espectador, que termina atrapado en la trama, queriendo que los amantes se reencuentren cuanto antes para retomar esas escenas sexys que apenas pudo espiar. Otra vez, esta película apunta más al público femenino, pero su halo de misterio y sensualidad no deja a los hombres inmunes frente a la pantalla. 


 

9 semanas y media, de Adrian Lyne, y El último tango en París, de Bernardo Bertolucci

No podían faltar en esta lista los dos clichés del "género." Estos dos clásicos se ganaron su fama en buena ley: hace años que regalan a los espectadores de todo el mundo algunas de las mejores escenas de sexo de la historia del cine. Estas películas abrieron el camino para todas las demás de la lista y se mantuvieron en el ránking de películas hot durante décadas (casi cuatro para Tango y dos y media en el caso de 9 semanas y media). Ambas cuentan historias de amor y locura, donde la pasión y el sexo se mezclan hasta volverse inseparables. Al hacerlo, no escatiman escenas explícitas que rápidamente se convirtieron en iconos del cine erótico. Como un buen whisky añejado y confiable, Ni Marlon ni Kim te van a defraudar. 


 

Mantenete al tanto de las actualizaciones de ConexiónBrando.com a través de Twitter. Seguinos en @ConexionBrando

Quienes leyeron esta nota, también leyeron:

Contacto | Suscribirse | Atención a suscriptores | RSS | SiteIndex