Último momento

 

Leer en

Vida de hotel: 4 propuestas para tener un día 5 estrellas

Sea para reuniones de trabajo o sólo para disfrutar de sentirte por un momento en otro rincón del mundo, acá te traemos algunos lugares donde podés relajarte siendoturista en tu propia ciudad 

 

Por Cecilia Alemano
Fotos de Florencia Cosin


Cuando el termómetro no quería pasar del puñado de grados y mis ganas de comer rico batían marcas históricas, recibí una misión: comer en hoteles. Uno de esos sacrificios a los que de vez en cuando te somete la profesión. Y por qué comer en hoteles: porque a toda hora están abiertos, siempre tienen Wi-Fi, aceptan tarjeta de crédito y, sobre todo, te ofrecen la sensación de viajar sin moverte de tu ciudad. 

Sea para reuniones de trabajo o sólo para disfrutar de sentirte por un momento en otro rincón del mundo, acá te traemos algunos lugares donde podés relajarte siendoturista en tu propia ciudad
Desayuno en Vain

Donde todavía Palermo se deja llamar "Viejo" y los bares setentosos no son una pose, queda Vain, un hotel que desde que inauguró, en 2006, se propuso no interferir con la atmósfera del barrio, pero tampoco resignar modernidad. Por eso, si asomás tu nariz por los ventanales de esta gran casona de 1920, vas a ver que dentro todo es blanco y radiante. No minimalista, sino simplemente amplio y armonioso. Las cocineras Carina Brollo y Jimena Mandatori pensaron un desayuno personalizado. Si bien la carta ofrece tres opciones armadas -Americano, Continental y Light-, sos libre de hacer la combinación que se te ocurra. Así, el yogur con granola y frutas lo podés pedir como antesala de unos suculentos huevos con panceta crocante y queso, y nadie te va a mirar mal. De hecho, la carta alienta: "¡No sea tímido! Puede ordenar la cantidad y las veces que desee". Los brasileños, por ejemplo, no pueden vivir sin su misto quente (tostado de jamón y queso, bah): bueno, aquí se sirve en pan árabe casero con sésamo, y el comensal delira en portugués. Todas las opciones de desayuno rondan los $40, y si querés sumar alguna especialidad como los Benedict Eggs o algún sándwich, se cobra aparte, por precios más que accesibles. El plus en Vain es que la mayoría de los productos son caseros, como el pan -te recomendamos el multicereal con pasas y nueces-, los budines -ineludible el de banana y nuez- y los jugos y mermeladas. Podés leer el diario, alguna revista o llevarte la compu. Y regalate un comienzo de día bien relajado. 

Thames 2226, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Reservas al 4776 8246
vainuniverse.com
 

Sea para reuniones de trabajo o sólo para disfrutar de sentirte por un momento en otro rincón del mundo, acá te traemos algunos lugares donde podés relajarte siendoturista en tu propia ciudad
Almuerzo en Ultra

Desde que abrió, hace un año y medio, Ultra se presenta como un hotel de lujo. De hecho, New luxe, new life (nuevo lujo, nueva vida) es su lema. Su dueño, el cool hunter Nick Douglas, viajó por el mundo hasta que un día, inspirado, decidió abrir su reducto chic sobre la calle Gorriti. "Tenía que ser en Palermo porque es el barrio más trendy de Buenos Aires", explica. La revista Cuisine & Vines los nominó ya dos veces en la categoría Mejor Hotel Boutique, aunque ellos prefieren escaparle a ese rótulo: "La palabra está muy baqueteada. Nosotros somos un hotel de lujo y tendencia", argumenta.
Apenas pasás la recepción, te encontrás con el Ultra Bistró & Bar, con toda la ambientación de un delicado restorán parisino y vista a un encantador patio. Aunque se llena, sobre todo de noche, nosotros lo elegimos para almorzar porque ofrece una carta breve, con precios moderados y platos saludables pensados por un gran cerebro gastronómico: Rodrigo Tosso. ¿Lo tenés? Conduce un programa en El Gourmet, cocinó durante años en la galería Promenade Alvear y está casado con la sommelier de tés Inés Berton. ¿Ya lo sacaste? Bien. Este hombre y su coequiper, Luis Torres, se ocupan de que en tu mesa no falte nada. Así, si pedís de entrada una sopa de setas con cebollas, te vas a encontrar con una abundante porción, bien presentada y acompañada de un tostón de parmesano. Y si te decidís por una ensalada Caesar, vas a descubrir que en Buenos Aires, todavía hay gente que hace el aderezo como Dios manda, es decir, con anchoas y salsa Worcestershire.
Entre los platos principales -que rondan los $40-, tenés sándwiches de salmón, de palta y brie, hamburguesa de ojo de bife o vegetariana. También hay pizzas integrales con vegetales. Todo lo amasado se amasó aquí. Si te pinta menú ciento por ciento sano, podés acompañar con limonada o té frío. Pero también hay cervezas artesanales, gaseosas y copas de vino. No se te ocurra irte sin el postre. El más light, mix de cítricos con granita de almíbar de té. El más pulenta, el pastel húmedo de chocolate con arándanos de El Bolsón. Los tés de Berton -cuáles, si no- son perfectos para cerrar la Operación Comida. 

Gorriti 4929, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Reservas al 4833 9200
hotelultra.com 

Sea para reuniones de trabajo o sólo para disfrutar de sentirte por un momento en otro rincón del mundo, acá te traemos algunos lugares donde podés relajarte siendoturista en tu propia ciudad
Té en el Alvear

La tiré en Facebook, por si acaso: "¿Mejor hotel para tomar el té en Buenos Aires?". Entre los comentarios, no había dudas: el Alvear arrasaba. Este clásico té, que se sirve desde hace más de 75 años, sigue sin tener rivales. En el Jardín d'Hiver de L'Orangerie, suena un piano, las mesas se pueblan de vajilla de porcelana antigua, y algunas señoras bien ocupan sus posiciones, ya casi vitalicias. ¿Creés que tan paquete entorno te puede hacer sentir incómodo? Esperá a que la camarera se acerque con una gran sonrisa y la carta de tés y vas a ver cómo toda esa distancia se esfuma. Pedir es sencillo, porque el Alvear Afternoon Tea ya viene armado. Primero, tenés que elegir entre las más de veinticinco opciones de tés de Tealosophy (otra vez, de la reina Berton). Después, entrarle tranquilo a los sándwiches, el bagel de salmón ahumado, los scones tibios con mermeladas de El Bolsón y crema de limón y los bocaditos dulces que de sólo verlos se te hace agua la boca. Lo mejor de todo ocurre justo después de preguntarte si esto no será el paraíso, y un momento antes de desabrochar el botón de tu pantalón. Y es cuando pasa el "carro Pâtissier". Entonces, la camarera, como una Papá Noel con su trineo, te describe todas las opciones. Y vos, como un nene en Nochebuena, no sabés por cuál decidirte. ¿El budín de mascarpone y jengibre? ¿La torta de chocolate y crème brûlée ? ¿La Alvear, con dulce de leche, crema y hojaldre? Es una más vistosa que la otra, casi una misión imposible, pero no te estreses, y dejá que tu paladar mande. Acá, de más está decírtelo, está prohibido contar calorías. El chef ejecutivo Darío Giorgeff y el patissier Ricardo Basconcello pensaron un té adaptado a los nuevos tiempos, en los que ya nadie quiere grandes tortas decoradas, sino porciones individuales que se puedan comer con la mano y dejen lugar para algo más. El té completo cuesta $150, y si querés acompañarlo de una copa de espumante o Kir Royal, se suman $25 extra. OK, no te imaginás en un lugar así discutiendo sobre fútbol con tus amigos. Pero ¿sabés qué? Llamá y reservá un voucher para ir con tu chica. Como me dijo una amiga: "Si a mí un pibe me invita un té en el Alvear, caigo rendida a sus pies".  

Alvear 1891, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Reservas al 4808 2949
alvearpalace.com 

Sea para reuniones de trabajo o sólo para disfrutar de sentirte por un momento en otro rincón del mundo, acá te traemos algunos lugares donde podés relajarte siendoturista en tu propia ciudad
Cena en Algodón Mansión

Chez Nous, en Algodón Mansión, elegido por Cuisine & Vines como Mejor Restaurante Nuevo y poseedor del máximo de estrellitas de la implacable crítica Alicia Delgado, es nuestro elegido para la cena. ¡Sí, ce-na! ¡Las cosas por su nombre! Pocas veces tuve como acá la oportunidad de pronunciarme contra la ambigüedad e imprecisión de la palabra "comida", tan de moda, para referirse a ese encuentro alimentario que se produce exclusivamente de noche. Bien, manifiestos lingüísticos aparte, sabé que para entrar a este lugar de techo enchapado en oro y paredes de seda te vas a tener que empilchar: el arquitecto Gerhard Heusc no le puso todo ese glamour para que te presentaras de jeans y All Stars. Y si insistís con hacerte el Sebastián Ortega, dos mesas más allá, comensales como Martín Redrado te van a recordar, con su coqueto look, que de vez en cuando está bueno producirse. Una vez sentado allí, cuando estés colgado mirando algún cuadro, el o la camarera se va a acercar para preguntarte qué trago vas a tomar. Entregate acá mismo al placer derrochón. Si elegiste cenar en Montevideo y Quintana, es probable que tu tarjeta de crédito saque chispas, asumilo. Por alrededor de $60, podés pedir cualquiera de sus cócteles de autor. El Veggie Margarita, con tequila, lemoncello y sal de anís es un buen arranque. Para tu chica, el Sweet Ella, con espumante, arándanos y naranja. Cuando el alcohol ya cosquillee por tus venas, es momento de elegir un plato de entrada. Los nombres están en francés, pero no te amedrentes y leé los ingredientes que figuran abajo. Tenés ensalada de gravlax, almendras, verdes y chips de portobellos, o de pesca del día con Pak Choi (una especie de acelga oriental), manzana y jengibre. También hay pulpo español, mollejas de chivo y sopa del día. Después de este feliz comienzo, y cuando empezás a tenerte lástima por lo que comés habitualmente, llega el momento del plato principal. Si sos más bien carnívoro, te vas a tentar con el bife de cordero con mollejas, menta fresca y vegetales. Si te cabe el pescado, vas a mirar con buenos ojos el salmón del pacífico con espuma de vieyras y tomates confitados. Y si sos un toque osado, vas a ir con el pato Pekín, con arroz, habas y gírgolas asadas según la técnica teriyaki. O con el "A la queue leu leu": rabo con harina de maíz orgánica, papas y panceta a las brasas. Toda esta elucubración culinaria -mezcla de Francia y Oriente con toques bien criollos- es producto de la mente de Antonio Soriano, un cocinero que trabajó en París con tipos de esos que ganaron varios Michelines. A la hora del postre, refrescate con el plato de pera, manzana, maracuyá y crocantes. Pero si quieren bajar un ratito al infierno de los golosos, compartan el Dessert du'diable, con chocolate negro, páprika y bizcocho de cacao, y dejen que las llamas los envuelvan. Los vinos nada dejan que desear. Hay buenas opciones desde $68 hasta $1570. En el medio, los de la bodega de la casa, Algodón Wine Estates, son una buena oportunidad de tomar algo rico a buen precio. ¿Ya te convenciste? ¡Bon apetit, mon chéri!  

Montevideo 1647, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Reservas al 3535-1365
www.algodonmansion.com 

Mantenete al tanto de las actualizaciones de ConexiónBrando.com a través de Twitter. Seguinos en @ConexionBrando

Quienes leyeron esta nota, también leyeron:

Contacto | Suscribirse | Atención a suscriptores | RSS | SiteIndex