Último momento

 

Leer en

Esteban Wolf - El señor farmacia

Qué hizo: creó Progen, la primera droguería de medicamentos genéricos del país y diseñó una metodología de envío y stock de productos que permitió que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ahorre 70 millones de pesos anuales. 

Qué hizo: creó Progen, la primera droguería de medicamentos genéricos del país y diseñó una metodología de envío y stock de productos que permitió que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires  ahorre 70 millones de pesos anuales.
 

Como lo hizo en la década de los 80, a la vida profesional de Wolf se la hubiera tildado de "buscavidas". Lanzado a trabajar por necesidad imperiosa desde la adolescencia, creó ocho compañías a lo largo de su carrera, de las cuales sólo tres fueron exitosas. Hasta la fundación de la Droguería Progen, no había tenido la más mínima relación con la medicina, pero el potencial del segmento le hizo fijar su atención. "En 2003, cuando nació la compañía, el mercado de medicamentos manejaba unos 6 mil millones de pesos anuales, y hoy alcanza los 11 mil millones", explica Wolf. 

El problema es que en las farmacias argentinas se consume apenas un 6 por ciento de medicamentos genéricos; por eso, la clave son las compras institucionales: hospitales, municipios, Estados provinciales y el Estado nacional, que compra un 80 por ciento de medicamentos genéricos. Planteado este escenario y luego de varios años de experiencia, Wolf se dio cuenta de que tenía que ofrecer un sistema eficiente basado en mejoras de costo, entrega y stock, porque la compra institucional no se fija en la marca de los medicamentos. Entonces, recurrió a la tecnología y desarrolló un software que administra, toma pedidos y entrega los productos en tiempos acotados, con lo que evita que el comprador tenga que almacenar los medicamentos que no utiliza. El segundo paso era que las administraciones públicas entendieran las mejoras, y finalmente quedaba la instancia de ganar las licitaciones. Y aquí intervino la sangre emprendedora: tuvo que golpear puertas, presentar las ideas e insistir sin cansarse. 

Así, logró que, en una sola licitación, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires hiciera un pedido de 1.108 medicamentos y que la entrega se realizara a pedido de cada institución del ámbito de la Secretaría de Salud. El resultado es que para fin de 2010, la ciudad habrá ahorrado 70 millones de pesos con relación a su compra de 2009. 


Notas relacionadas

    Quienes leyeron esta nota, también leyeron:

    Contacto | Suscribirse | Atención a suscriptores | RSS | SiteIndex