Último momento

 

Leer en

Cibercampaña 2009: políticos a la caza del voto facebook

Los dirigentes argentinos descubren Internet luego de la revolución político-digital de Barack Obama y se lanzan a conquistar el universo online. ¿Tienen una estrategia transformadora o es sólo otro atajo hacia las urnas? 

Por Natalia Zuazo / Fotos de Santiago Porter - Axel Alexander (Carlos_Heller).  

La fórmula que se prepara para las elecciones del 28 de junio aspira a conquistar Internet. Del total de 36 millones de habitantes, hay 27 millones habilitados para votar y, según datos recientes de Carrier y Asociados, en el país hay más de 18 millones de usuarios de Internet y casi 4 millones que navegan con conexiones de banda ancha. Entre los usuarios de la Ciudad de Buenos Aires, un estudio de iBarómetro señala que el 53,1 por ciento usa redes sociales, el 45,5 prefiere Internet como medio de comunicación –sobre todo en los niveles socioeconómicos altos– y el 55,6 cree que lo mejor de la web es que en ella encuentra información relevante para la toma de decisiones. Ya sea que estén decididos a copiar el modelo de auténtica participación electoral de Obama o simplemente seducidos por una ecuación elemental que convencería a cualquier comerciante a hacer un "negocio", los datos alientan a los consultores a aprovechar el cuadro al máximo.  

Si 18 millones de votantes argentinos trabajan, chatean y saben qué están haciendo sus amigos y sus candidatos desde la misma computadora y/o celular, ¿por qué no aprovecharlo para influir en ellos y que ellos influyan en otros?  

Los dirigentes argentinos descubren Internet luego de la revolución político-digital de Barack Obama y se lanzan a conquistar el universo online. ¿Tienen una estrategia transformadora o es sólo otro atajo hacia las urnas?
Margarita Stolbizer (54)
Casada, tres hijos.
Candidata a diputada de la provincia de Buenos Aires por el Acuerdo Cívico y Social.
Aplicación favorita: el chat de Facebook.
Cibercampaña:
www.margaritastolbizer.com.ar / www.portalgen.com.ar

"¿Margarita, sos vos de verdad?", le pregunta a la noche alguno de sus 4.500 amigos de Facebook cuando la ven online. "¡Sí, soy yo!", los entusiasma la dirigente de la Coalición Cívica bonaerense desde su casa de Morón, donde se acostumbró a conectarse con sus ciberamigos después de cenar con sus hijos y su marido, un abogado con quien comparte profesión y afición por la tecnología ("…él también chatea y hasta usa la compu para jugar").

Stolbizer es un caso de alumna aplicada en la materia "Internet para políticos". Como dice Eric Schmidt, el CEO de Google, es de esos líderes de la "generación televisiva" que ya habían aprendido a dominar las cámaras y que hoy, aunque no sean expertos, aprenden a usar la web de sus equipos y de sus hijos. "Mi relación con la página la encaro como un compromiso estricto. Del mismo modo que voy a un acto, el uso de Internet para vincularme con los ciudadanos tiene un lugar y horario diario en mi agenda, y lo asumo con la dedicación que implica responder y leer", destaca ella para el muy bien 10, respaldado por las 87 mil visitas mensuales de su sitio y el promedio de cuarenta respuestas instantáneas de cada pregunta que lanza al ciberespacio.

"Margarita entendió rápido cómo funciona Internet, se da cuenta de que es igual que la vida «real», porque sale a la calle y la gente le dice que chateó con ella ayer", explica José Fernández-Ardáiz (33), su jefe de campaña web y uno de sus educadores 2.0. Antes de sus asesores techie, la actual socia política de Lilita Carrió ya era prusianamente aplicada en materia tecnológica: "Compré mi primera computadora para mi estudio y leí los manuales para aprender a usar los programas. Ahora salgo de campaña equipada con una pequeña oficina móvil, para optimizar el uso del tiempo: BlackBerry, computadora portátil y conexión a Internet".

Stolbizer admite que está "muy entusiasmada" con su educación online y que le encanta arengar a sus cibervoluntarios con ideas. Pero, como todo alumno, también usa el muro como recreo y agita la fama de su hijo, un mini Ginóbili del club Deportivo Morón: "Sí, soy una madre cholula. ¡Hoy Nicolás está en la página 37 de Olé y en la 71 de Clarín!".  

Los dirigentes argentinos descubren Internet luego de la revolución político-digital de Barack Obama y se lanzan a conquistar el universo online. ¿Tienen una estrategia transformadora o es sólo otro atajo hacia las urnas?
Esteban Bullrich (39)
Casado, tres hijos.
Candidato a diputado por la ciudad de Buenos Aires por PRO.
Primera compu: Sinclair ZX81, en 1982.

Cibercampaña: www.estebanbullrich.com / http://twitter.com/estebanbullrich

De los candidatos en la red, Esteban Bullrich juega con dos ventajas. La primera es generacional: nacido en 1969, pertenece a la misma Generación X que Barack Obama, educada entre los 70 y los 80, entre Ataris y PlayStations, entre televisores blanco y negro y cines 3D, y la primera que no se culpó por graduarse con honores y después tomarse un año sabático a puro Sonic Youth. La segunda es profesional: es licenciado en Sistemas.

"Mi primera computadora fue una Sinclair ZX81 que se conectaba con la televisión y era la competencia de la Commodore 64. Como era inglesa, acá llegó en el 82, después de Malvinas", recuerda Bullrich en su despacho del Congreso, rodeado por una MacBook negra, un iPhone, dos celulares y un GPS. Antes de dedicarse a la política, el diputado del pro fue empresario algodonero y director de una compañía de alimentos, pero confiesa con especial orgullo que el primer auto de su vida se lo ganó gracias a la web: "Era 1996, Internet recién empezaba y te pagaban tres mil pesos por página, así que con diez trabajos ya tenía el coche. Me sentía Bill Gates".

En 2002, Bullrich se transformó en político, en 2007 fue el vicepresidente de la fórmula de López Murphy y hoy encabeza la lista porteña del pro con Gabriela Michetti. Como si se brindara a un Gran Hermano virtual, cada paso que da está online. "Publico mi agenda, mi sueldo, escribo el blog, actualizo el Facebook y me quedo hasta las tres de la mañana subiendo todos mis videos a YouTube porque para mí es como una descarga", revela Bullrich en plan autogestor. Sin embargo, para esta campaña tendrá que unificar criterios con Marcos Peña, el hombre designado por Mauricio Macri para consolidar la estrategia online del pro y hacerla lo más cercana a la de Barack Obama.

"El error es creer que Obama sólo ganó por usar Internet. Detrás de él hubo un trabajo muy fuerte y muchísima plata", advierte Bullrich. ¿Cuánta plata? Según información pública, siete millones de dólares por avisos en Google, 980 mil dólares en Facebook y 280 mil en MySpace. "Pero bueno, poneme a Obama y seguro que igual ganás", se ríe.  

Los dirigentes argentinos descubren Internet luego de la revolución político-digital de Barack Obama y se lanzan a conquistar el universo online. ¿Tienen una estrategia transformadora o es sólo otro atajo hacia las urnas?
Francisco de Narváez (55)
Casado, cinco hijos (el sexto, en camino).
Candidato a diputado de la provincia de Buenos Aires por Unión Pro.
Primer celular: valija Carry Phone de Motorola, en 1989.
Cibercampaña:
www.franciscodenarvaez.com / www.mapadelainseguridad.com / www.unidosenlaweb.com / www.miprimervoto.com / www.mibancavirtual.com / www.serfiscal.com

En la ascendente campaña de Francisco de Narváez, todos señalan un arma: su fortuna de 28 millones de pesos declarados. Pero en el día a día, el hombre que puede destronar a Kirchner no se despega de un aparatito de bolsillo de 700 dólares. "La BlackBerry es mi fiel compañía", admite el empresario, desde su búnker de Las Cañitas decorado con servers a la vista y luces titilando, para que no queden dudas. Sus colaboradores conocen y sufren esa devoción: "Vive atado a la BlackBerry y nosotros también, claro". Desde que cerró el acuerdo político con Mauricio y Felipe (en Unión Pro todos se llaman por su nombre de pila), Francisco salió a las rutas y hace todo a través de su smartphone: "Actualizo Facebook, Twitter, contesto mails y leo todos los diarios".
Pero su obsesión está lejos de ser personal. De Narváez encarna a "el" candidato online de las elecciones 2009, con una estructura de seis sitios, presencia en cinco redes sociales y diez personas de su equipo dedicadas full-time a su estrategia web. "Tenemos segmentado a cada votante, por ejemplo, en miprimervoto.com ponemos una foto de Francisco con tatuaje y en el mapadelainseguridad.com hacemos que los equipos técnicos trabajen con la gente bajo el modelo Wikipedia", explica Martín Rodríguez (28), el cerebro del plan del "Colorado" en Internet. Igual que en las encuestas, los números de ese plan online crecen. Entre su página personal y Facebook, el empresario recibe más de 11 mil mails por mes, su página ya acumula más de 50 mil visitas y el mapa de la inseguridad –su hit 2.0– suma 600 mil.
El diputado aprendió muy bien a reutilizar sus saberes tecnológicos para promover el contacto popular. Tal vez puede hacerlo porque no es un recién llegado al mundo digital: "Las primeras computadoras que conocí no fueron personales, sino las que nos instaló NCR (National Manufacturing Company) en Casa Tía, donde teníamos a Daniel Mayo, un ingeniero considerado una especie de Bill Gates de la época. Después pasé por todos los celulares, empezando por la valijita de Motorola que trajo Movicom", recuerda De Narváez.  

Los dirigentes argentinos descubren Internet luego de la revolución político-digital de Barack Obama y se lanzan a conquistar el universo online. ¿Tienen una estrategia transformadora o es sólo otro atajo hacia las urnas?
Carlos Heller (68)
Casado, tres hijos y cinco nietos.
Candidato a diputado de la ciudad de
Buenos Aires por el PJ.
Hit en YouTube: su debate con López Murphy en "A dos voces", por el adelantamiento de las elecciones 2009.
Cibercampaña:
www.carlosheller.com.ar / http://twitter.com/carlosheller

Si, como dice Tim O’Reilly, el padre de la internet participativa, ser 2.0 "es una actitud, no una tecnología", no sorprende que Carlos Heller, a los 68 años, dirigente socialista y amante de Goyeneche y el Che Guevara, sea uno de los pocos candidatos porteños con presencia en internet. Más aún cuando su presencia en la web va a contramano de la escasa estrategia de su actual socio político, Néstor Kirchner, que aún elige el cuaderno Rivadavia tapa dura como medio de comunicación.

"Mis tareas dentro del banco me han obligado a ser muy amigo de la tecnología, tengo equipos que informan y soy bastante autodidacta también", cuenta Heller, que preside desde 1979 el Credicoop, una entidad fundada bajo los principios del cooperativismo. Junto con esa actividad y su militancia en el socialismo porteño, el hoy primer candidato kirchnerista por la Capital fue durante diez años vicepresidente de Boca Juniors. "Siempre necesité estar informado y tuve la tecnología totalmente integrada en mi día de trabajo, desde el famoso «ladrillo» hasta la BlackBerry", dice el dirigente, que en su perfil de Facebook se declara fanático de Aníbal Troilo y Roberto Fontanarrosa. ¿Para el tiempo libre? Fútbol, truco y pesca.

Pero aun cuando su página personal aparece en todos los buscadores y tiene un alto ranking de microavisos en Google, Heller toma el desafío de estar online como una tarea más en el día, tan importante como el contacto offline. "Mientras otros contratan agencias de marketing, nosotros no somos más de quince personas en esto. Tomamos la web 2.0 como una oportunidad, no queremos quedarnos afuera y estamos muy contentos de participar", explica. "Pero si tuviera que dialogar frente a los más de 100 mil visitantes mensuales que recibe mi blog, no tendría tiempo de llevar a la práctica nuestra propuesta. El cara a cara va a ser siempre mucho más rico al momento de intercambiar opiniones", postula el candidato de la web, donde los tags más populares son "centro izquierda", "crisis económica" y "partido solidario".  


Mirá más: Guía Web para seguir la asunción de Obama I Twitter, el fenómeno del microblogging I El apagón de Facebook I Facebook cumple cinco años I Cinco aplicaciones imperdibles de Facebook I Asmallworld, la red social VIP I Debatir el mundo en la Web 

Encontrá toda la información sobre las elecciones legislativas en LaNacion.com  


Notas relacionadas